Los productos fitosanitarios se utilizan ampliamente. Los propietarios de jardines utilizan tanto preparados naturales y orgánicos como productos químicos. Independientemente del tipo de pulverización que decidamos, serán necesarios pulverizadores para su pulverización. Un equipo correctamente seleccionado garantiza una distribución uniforme y económica de la sustancia en las plantas.

Compra en Rotopino.es
Pulverizador de gasolina Yato YT-86240
EN STOCK
>10uds.
ENVÍO
Entrega
5 días
169 IVA incluido
Pulverizador de jardín inalámbrico Dedra SAS+ALL DED7097
EN STOCK
>10uds.
ENVÍO
Entrega
5 días
94 IVA incluido
Pulverizador Metabo RSG 18 LTX 15
EN STOCK
5 uds.
ENVÍO
Entrega
5 días
409 IVA incluido
Pulverizador industrial 10l Mesto ME3270PE
EN STOCK
2 uds.
ENVÍO
Entrega
5 días
125 IVA incluido
Pulverizador de mochila Plus 12l Gardena 11142-20
EN STOCK
2 uds.
ENVÍO
Entrega
5 días
150 IVA incluido
123,49 IVA incluido

Pulverizador para el jardín - tipos

 

Los pulverizadores están disponibles en muchas variantes, pero los destinados a los huertos domésticos y a las huertas pueden dividirse en tres categorías básicas. Encontraremos entre ellos pulverizadores de mano, de hombro y de mochila.

 

 

Pulverizadores manuales

 
El tipo más popular de pulverizadores son los modelos manuales. Son útiles en balcones, terrazas, para el cuidado de las plantas en maceta, pero también en el jardín, cuando se necesita rociar una planta pequeña o sólo en zonas seleccionadas. Los pulverizadores manuales suelen contener entre 0,3 y 2 litros de líquido.
Debido a su pequeña capacidad, se utilizan para pulverizar plantas individuales y pequeñas. Son ligeros y baratos. Se accionan a mano. Entre ellos, podemos encontrar pulverizadores manuales y a presión. En el primero de ellos, la solución se pulveriza tras pulsar el gatillo. Por ello, requieren un trabajo manual bastante intenso.
Los modelos a presión son un poco más caros, pero su funcionamiento es ligeramente diferente al de los pulverizadores por impulsos. En este tipo de pulverizadores, la presión se incrementa primero con la bomba y luego se libera presionando el gatillo. Por esta razón, son mucho más convenientes.
Los pulverizadores manuales son de plástico, pero dependiendo del modelo, pueden tener una boquilla de plástico o de latón, que es más duradera. Para el uso doméstico, los pulverizadores más sencillos suelen ser suficientes.

 

 

Pulverizadores de hombro para el jardín

 
Los pulverizadores de hombro para el jardín tienen una mayor capacidad. Suele oscilar entre los 3 y los 12 litros y los modelos más populares son los de cinco y ocho litros. Al comprar un pulverizador, conviene recordar que el depósito lleno de líquido será pesado y voluminoso. Por lo tanto, debe adaptarse al usuario, pero por otro lado ser lo suficientemente amplio como para no tener que llenarlo de vez en cuando.
Los pulverizadores de hombro son perfectos para los huertos y jardines más grandes. Con su ayuda podrás rociar rápidamente las copas de los árboles, arbustos, céspedes y cultivos de hortalizas. El funcionamiento de estos dispositivos consiste en introducir aire en el depósito a través de la manivela de la bomba. El aire recogido de este modo permite liberar el líquido presurizado a través de una boquilla.
La protección contra la generación de una presión demasiado alta es una válvula de seguridad, que se incluye en cada equipo de este tipo. Algunos pulverizadores de hombro están equipados con manómetros que muestran la presión actual en el depósito. Las lanzas telescópicas, por su parte, le permiten alcanzar incluso las ramas más altas de los árboles.

 

 

Pulverizadores de mochila

 
Los pulverizadores más grandes para el jardín son los modelos de mochila, que se ponen como una mochila escolar tradicional. Esto hace que su uso sea cómodo y ergonómico. Una mochila con la forma adecuada garantiza una postura corporal correcta y mejora la comodidad del trabajo. Los dispositivos pueden tener una capacidad de hasta 20 litros, por lo que pueden pulverizar en áreas mucho más grandes.
Con su ayuda, podemos rociar grandes grupos de árboles y arbustos sin necesidad de llenar frecuentemente el depósito. Los pulverizadores de mochila suelen caracterizarse por un mayor volumen de líquido. Los equipos de este tipo suelen tener un accionamiento de bomba situado en el lateral del depósito, que durante su funcionamiento debe moverse de vez en cuando para crear la presión adecuada.
Existen modelos universales, aptos para diestros y zurdos. Entre los pulverizadores de mochila podemos encontrar soluciones manuales, de batería y de motor de combustión. Si estás buscando el equipo adecuado, merece la pena prestar atención a la longitud de la lanza para pulverizar, porque de ella depende la distancia y la altura que podrá alcanzar. Este tipo de equipo suele estar equipado con un manómetro y un regulador de presión.

 

 

¿Cómo elegir el mejor pulverizador?

 

A la hora de elegir el mejor pulverizador para su jardín, hay que tener en cuenta varios aspectos clave, ya que no existe un modelo perfecto para todas las parcelas. Ten en cuenta el tamaño de la zona que va a pulverizar y lo que va a hacer con el equipo. Para la pulverización de una sola planta, los modelos manuales serán suficientes, para superficies más grandes tendrás que utilizar soluciones de hombro o de mochila.
La capacidad del pulverizador, el tipo de accionamiento utilizado y su mecanismo de funcionamiento son importantes en este caso. También debemos recordar la comodidad de uso. A veces es mejor llenar el depósito dos veces que forzar la espalda.
Cada pulverizador debe estar equipado con la posibilidad de regular el flujo del líquido pulverizado. La bomba y la palanca de mando deben funcionar con suavidad, no atascarse y permitirte realizar una pulverización uniforme. El equipo también debe estar equipado con un filtro en el extremo del tubo de admisión, para que la suciedad no obstruya la boquilla. Los tanques translúcidos, a su vez, le permitirán controlar la cantidad de líquido en el dispositivo.
Es bueno que los pulverizadores estén equipados con manómetros, que permiten controlar la presión en el depósito y, por lo tanto, permiten terminar de bombear en el momento adecuado. También facilitan el diagnóstico de la causa del bloqueo del líquido que sale del recipiente a pesar de su presencia en el depósito.

 

 

Cuando compramos un producto, queremos que nos sirva el mayor tiempo posible. Lo mismo ocurre en el caso de los pulverizadores. Por lo tanto, vale la pena prestar atención a las piezas de repuesto que vienen con el pulverizador. Algunos fabricantes incluyen juntas, lanzas, boquillas o extensiones adicionales. También puede reunirse con los modelos, que en el conjunto tienen varios tipos de boquillas para diferentes aplicaciones. Antes de elegir el equipo adecuado, también debes averiguar si es posible comprar piezas de repuesto o extensiones y lanzas de diferentes longitudes. Comprar una pieza y sustituirla es más barato que comprar un equipo nuevo.
Si te decides por un modelo de mochila, sería bueno que tuviera un relleno amplio y un colador, que evite que los residuos más grandes entren en el depósito. En los pulverizadores de hombro y de mochila un parámetro importante será también la longitud de la lanza, que determina la altura y la distancia a la que podrá realizar una determinada pulverización. Esto es especialmente importante cuando pretendemos rociar los árboles. Si ya has elegido el modelo de pulverizador adecuado para su jardín, es esencial que te ocupes de tu correcto mantenimiento y uso. Hay algunas reglas básicas que hay que seguir, pero siempre deben coincidir con las sugeridas por los fabricantes. Antes de utilizar el equipo por primera vez o después de un largo periodo de almacenamiento inactivo, conviene lavar el sistema de líquidos con agua limpia y comprobar la estanqueidad de los distintos componentes.
Unas cuantas veces por temporada es bueno lubricar la válvula de seguridad y el anillo del pistón de la bomba. Para minimizar el riesgo de obstruir la boquilla, vierte el líquido a través de un colador. Al final de la temporada también es conveniente lubricar el anillo del pistón y la válvula de alivio de presión para mantener el equipo.
También es esencial observar la regla de que los pulverizadores utilizados para la pulverización de productos químicos no deben utilizarse para otros fines, incluso después de haberlos aclarado a fondo con agua. Utiliza siempre un equipo distinto para la pulverización de herbicidas.

Añade el comentario
* Campos obligatorios